Los puntos negros o comedones son uno de los grandes problemas a los que muchas personas deben enfrentarse a la hora de realizar el cuidado de su piel. Lo vimos en nuestro artículo «El acné y su tratamiento» y lo vimos también al tratar de las pieles grasas. No en vano, los puntos negros son una forma de acné (acné comedónico) y es propia de las pieles grasas.

En este artículo vamos a explicar por qué se forman los puntos negros y vamos a dar una serie de consejos básicos para luchas contra ellos.

Causas de los puntos negros

Los puntos negros suelen aparecer en zonas concretas del rostro y, en algunos casos, incluso en la espalda o en el escote. Son fruto de una producción excesiva de sebo. Éste, taponando los poros, impide que las glándulas sebáceas realicen correctamente su función y, a consecuencia de ello, éstas se ensucian y adquieren una tonalidad oscura.

las causas de las espinillas

Pero la excesiva producción de sebo o grasa por parte de nuestra piel no es el único motivo causante de los comedones. Éstos también pueden aparecer debido a:

  • Exceso de maquillaje y mala limpieza del mismo.
  • Tener los poros excesivamente abiertos.
  • Contaminación.
  • Condiciones medioambientales.
  • Estar demasiado expuestos al polvo.

Los puntos negros o espinillas acostumbran a aparecer en zonas muy concretas de nuestro rostro. Habitualmente, los comedones aparecen en lo que se conoce como ‘la zona T’, es decir: la nariz, la frente y la barbilla. Aunque son muy habituales en determinadas épocas vitales caracterizadas por ser épocas de marcado cambio hormonal (la adolescencia sería, en ese sentido, la edad prototípica de los barrillos) estas antiestéticas eflorescencias pueden aparecer a cualquier edad y tanto en mujeres como en hombres.

Veamos ahora qué debemos hacer para prevenir su aparición y poder eliminarlas.

Consejos para luchar contra las espinillas

Siendo como son, en el fondo, acumulación de suciedad, es comprensible que todo tratamiento contra los puntos negros se fundamenta principalmente en un concepto: el de la limpieza facial.

tratamiento para evitar los puntos negros

Limpieza facial

Si queremos mantener un rostro hidratado, limpio y protegido y reducir la producción de sebo de nuestras glándulas sebáceas debemos mantener ante todo una rutina de limpieza facial adecuada.

Para tener una piel limpia y sana debemos lavarla, con productos adecuados, tanto por la mañana como por la noche.

Las pieles más sensibles y deshidratadas deben limpiarse con un limpiador suave. Con él eliminaremos restos de maquillaje, de polución y de células muertas. En ese sentido, es muy recomendable utilizar una leche limpiadora ligera.

Las pieles grasas y mixtas que, como hemos visto, son las más propensas a la aparición de comedones, necesitan una limpieza especial. En este caso, el gel limpiador utilizado debe servir para reducir la grasa de las glándulas sebáceas. Cuanta menos grasa produzcan éstas, menos posibilidades habrá de que aparezcan puntos negros.

consejos para eliminar espinillas

Exfoliación de la piel

Otra buena medida a la hora de luchar contra los puntos negros es exfoliar la piel una o dos veces por semana. Gracias a esa tarea de exfoliación, eliminaremos del rostro todas las células muertas, así como la suciedad y las impurezas que se hayan podido acumular en ellas.

La exfoliación de la piel garantiza el poseer un cutis limpio y suave y reduce en un alto porcentaje la posibilidad de padecer esta afección cutánea.

Uso de un tónico facial

Toda buena rutina de limpieza diaria de la piel incluye la aplicación de algún tónico facial. La función principal de este producto cosmético es la de calmar la piel, por eso es de obligado uso tras haber realizado una exfoliación y muy recomendable tras una limpieza.

Al aplicar un tónico facial lo que estamos consiguiendo es cerrar los poros para que, así, no se vuelva a generar tanto sebo.

Facilitar la oxigenación de la piel

Para eliminar los puntos negros es necesario que la piel respire. La aplicación a la misma de cremas y maquillajes de baja calidad hacen que la piel respire de manera inadecuada, lo que favorece la aparición de espinillas. Para evitarlo se recomienda no abusar del uso de productos de maquillaje y, sobre todo, que aquellas cremas y maquillajes que se usen lo sean de calidad y, sobre todo, elaborados ex-profeso para nuestro tipo de piel.

consejos para eliminar los barrillos

Aplicación de una mascarilla

En nuestro artículo «Las mascarillas faciales» hacíamos un listado de todas las virtudes y utilidades que tiene para la piel el uso de mascarillas faciales. Una de ellas es la de equilibrar el pH de la piel, afinar los poros y reducir la producción de sebo de la misma. Es por eso que la aplicación de una mascarilla facial una o dos veces por semana, tras realizar la limpieza y exfoliación, es una buena medida a la hora de combatir los puntos negros.

Todas las medidas contra las espinillas de las que os hemos hablado aquí son de carácter general y apropiadas para todas las personas que padezcan la aparición de comedones. En algunos casos, sin embargo, será necesario aplicar tratamientos más personalizados. En estos casos recomendamos acudir a un esteticista. Él será, entonces, quien diseñe el tratamiento a seguir. En algunos casos será necesaria la realización de una exfoliación profunda, bien mediante un peeling enzimático bien con un peeling ultrasónico. Si deseas conocer con más detalle en qué consiste un peeling y cuáles son sus tipos, lee nuestro post «Sobre el peeling».