Toda industria que se precie aprende del pasado, cuida del presente y mira hacia el futuro. La industria cosmética, una de las más importantes del mundo, no es una excepción en este sentido. La industria cosmética atiende y pretende dar respuesta a las necesidades del consumidor actual pero también piensa ya en los gustos del consumidor del futuro. Y es pensando en ese consumidor del futuro como esta industria busca nuevos caminos y nuevas tendencias. Este artículo queremos dedicarlo a eso: a las tendencias en la cosmética del futuro que parecen ya apuntarse en las modas de hoy y en los gustos de las consumidoras que hoy en día.

Según se desprende de algunos estudios, el 75% de los consumidores pertenecerá dentro de 7 años a lo que se ha dado en llamar la “generación millenial”, una generación compuesta por personas que se caracterizan por el amor a viajar, por valorar no tanto el poseer como el disfrutar y por estar más «enganchadas» a las redes sociales y pendientes de ella que, por ejemplo, de la información que cada día nos llega a través de la prensa. Dar respuesta a las necesidades de esa generación es uno de los retos que se plantea la industria cosmética y del acierto o no a la hora de encontrar dicha respuesta dependerá, en gran medida, el futuro de las diferentes marcas.

Si atendemos a cuáles son los pasos que en la actualidad están dando esas marcas, podemos afirmar que los caminos que sigue la industria cosmética de cara al futuro tendrán mucho que ver con el concepto de sostenibilidad, con el término multiusos, con la introducción del agua en la formulación de los diferentes productos y con el uso de los labiales. Analicemos ahora con un poco más de detenimiento cada uno de estos caminos que parecen determinar las tendencias de la cosmética en el futuro.

Sostenibilidad

El concepto de sostenibilidad, en un mundo cada vez más consciente de la importancia de los comportamientos ecológicos, tendrá cada vez más peso dentro del universo de la cosmética. Así, una de las tendencias en cosmética para los próximos años en las marcas punteras será potenciar la sostenibilidad y el valor eco. ¿Cómo? Buscando nuevas fórmulas basadas en el uso de moléculas naturales, sin duda, pero también innovando en el packaging para presentar sus creaciones en envases eco-responsables. Las marcas más lujosas, así, optarán por lo que se llama “lujo sostenible”. Y es que, según apuntan los estudios, la mujer millenial no rechazará el lujo (todo lo contrario) pero, eso sí, exigirá un mayor comportamiento sostenible de las marcas de las que quiera ser consumidora.

Entre las tendencias futuras en el mundo de la cosmética tendrá una importancia capital, pues, la búsqueda de nuevos ingredientes y fórmulas siguiendo el camino marcado, por ejemplo, por la metagenómica, esto es: por el estudio de los genes del genoma y de la flora cutánea. ¿Qué se perseguirá con ello? Alcanzar la máxima eficacia cosmética en los productos utilizando ingredientes extraídos de la naturaleza.

Reunir varios productos en uno

Cuando hablamos del maquillaje “on the go” estamos hablando de un tipo de maquillaje multiusos que se podrá llevar fácilmente en el bolso y que, por tanto, estará al alcance de esa mujer millenial que, como hemos apuntado al inicio de nuestro artículo, es una mujer a la que le gusta viajar y que, por tanto, necesita y exige la mayor necesidad para hacerlo. Es por eso que una de las tendencias de la industria cosmética para los próximos años será la de reunir varios productos en uno. Colorete e iluminador, por ejemplo. O tres lápices de ojos y un perfilador labial nude. De hecho, esos productos a los que nos referimos ya existen, del mismo modo que ya existe un maquillaje en barra que, al tiempo que suaviza los poros, iguala el tono, disimula las arrugas, hidrata la piel y protege a ésta de los rayos solares. Es decir: en una sola barra tenemos cinco productos.

Maquillaje efecto retoque

Las estadísticas nos dicen que cada vez es más alto el número de personas que deciden someterse a intervenciones médico-estéticas. Esto, sin duda, tiene un efecto directo sobre el mundo de la cosmética. No en vano, lo que se busca con dichas intervenciones no es única y exclusivamente el cubrir imperfecciones. También se persigue, por ejemplo, remarcar los pómulos. O hacer unos labios más voluminosos. Pendiente de esto, la industria de la cosmética deberá, en los próximos años, crear productos que, de alguna manera, tengan entre sus propiedades la de poder realizar ese efecto retoque del que hablamos. En ese sentido, una de las tendencias para el futuro de la industria cosmética será, con toda seguridad, potenciar las fórmulas en crema. ¿Por qué? Porque esta textura permite aplicar el producto cosmético capa tras capa y de una forma muy precisa, y esa comodidad y facilidad de uso del producto, unida a la efectividad del mismo, será la mejor publicidad posible para los cosméticos del futuro.

Potenciación de los labiales

Si hay un producto cosmético que ha aumentado su nivel de ventas en los últimos años ese producto es el labial. Una de las tendencias del mundo de la cosmética en los próximos años será, pues, innovar en este producto que lleva ya tantos años en el mercado. ¿Cómo? Creando nuevos colores, nuevas texturas, nuevas formas de presentación, nuevas formulaciones…

La barra de labios, a la hora del maquillaje, ofrece a quien va a maquillarse la posibilidad de sentirse única o, cuanto menos, una oportunidad de sentirse así, y eso, aseguran los expertos, es precisamente lo que buscan y buscarán las mujeres pertenecientes a la generación millenial a la hora de maquillarse durante los próximos años. Texturas que cubran todo con una sola pasada, pigmentos puros y acabados que se sientan cómodos en los labios. Éstas, al parecer, serán las tendencias cosméticas para los próximos años en lo que se refiere a los labiales.

Fórmulas con agua

Una de las tendencias más marcadas del mundo de la cosmética para los próximos años será, afirman los expertos, la de recurrir al agua y potenciar su presencia en la formulación de los productos cosméticos. ¿Por qué? Porque parece ser que el agua es el ingrediente “mágico” que permitirá la combinación de componentes naturales y la consecución de una textura ligera sin que por ello mengüe la efectividad del cosmético de turno.