«La belleza es algo que debe tomarse en serio». Esta frase, pronunciada y convertida en guía de comportamiento por Jacques Courtin-Clarins, es el alfa y el omega de Clarins, una de las marcas de cosméticos más conocidas del mundo y que forma parte del mismo grupo empresarial que marcas de perfumes como Thierry Mugler, Kibio, Azzaro y Porsche Design. En la actualidad, el grupo al que pertenece Clarins cuenta con una red de alrededor de 20 filiales de distribución diseminadas por todo el mundo y con un número de empleados que supera la cifra de 6.000. La cifra de negocio de este «monstruo» empresarial que está presente en 150 países ronda los 1.000 millones de euros y son alrededor de 19.000 los puntos de venta en todo el mundo en los que puede comprarse un producto Clarins.

Clarins nació a partir de la inauguración, por parte de Courtin-Clarins, en 1954 y en la parisina calle de Tronchet, del primer instituto de belleza en la capital francesa. ¿Cuál era el objetivo principal de dicho instituto aparte de crear, fabricar y vender perfumes? Ofrecer tratamientos y consejos de belleza personalizados. Para ello, Clarins ha intentado dar preferencia siempre, desde su fundación, a principios activos de origen vegetal para, con ellos, elaborar sus productos de belleza. En la actualidad, cientos de especies vegetales de todo el mundo sirven a Clarins para, basándose en los estudios botánicos impulsados y en la aplicación de los mismos al mundo de la cosmética, erradicar de sus productos los productos de síntesis y, en especial, los principios activos de origen animal. Fue ya en 1991 cuando esta marca francesa de productos cosméticos acabó con la utilización de principios activos animales para elaborar sus productos.

Uno de los primeros éxitos de Clarins fue, precisamente, el crear Aminviste, una crema adelgazante elaborada a base de plantas. Sin duda, esta creación de la marca fue una absoluta novedad para la época.

Llegada la década de los ochenta, Jacques Courtin-Clarins y su hijo Christian se convirtieron en pioneros en el uso de plantas para elaborar productos cosméticos y en la necesidad de impulsarc campañas publicitarias que sirvieran para concienciar a la gente de los efectos que la polución, a medio o largo plazo, acaba causando en la piel. Fue en estos años cuando Clarins se consolidó internacionalmente. El hecho de cotizar en bolsa impulsó a la marca hacia nuevos horizontes y nuevos éxitos y Jacques Courtin-Clarins y su heredero convirtieron en lema la frase «las plantas nos ofrecen todo lo que necesitamos».

A lo largo de su historia, Clarins ha ido creando un largo catálogo de productos y tratamientos de belleza dirigidos a todo tipo de pieles y a mujeres de cualquier edad. No en vano, cada edad necesita de sus propios cuidados cosméticos, de la misma manera que cada época del año obliga al uso de un tipo de producto distinto. Clarins, teniendo en claro eso, ha recogido en su catálogo:

  • Soluciones para el rostro: hidratantes, exfoliantes, desmaquillantes, contornos de ojos, etc.
  • Soluciones para el cuerpo: cremas reductoras, cremas reafirmantes, etc.
  • Cosméticos para pieles sensibles.
  • Cosméticos para hombres. Éstos, reunidos en la línea Clarins Men, intentan dar respuesta a las necesidades cosméticas del hombre.

Dando muestra de su compromiso con la conservación de la biosfera y el medio ambiente,

  • Cosméticos para pieles sensibles.
  • colabora de manera activa y decidida con diversas asociaciones. Herboretum o Alp Action (asociación que cuidad por preservar y rehabilitar paisajes naturales de los Alpes) son dos de ellas.

    En CDNPerfumes puedes encontrar un amplio catálogo de productos cosméticos de la marca Clarins y comprarlos, además, de un modo sencillo, económico y seguro. Entra en el catálogo de productos cosméticos de CDNPerfumes y busca el cosmético Clarins que tu piel necesita.