En un tiempo en el que el concepto de social está muy de moda (distancia social, medidas sociales, responsabilidad social…) vamos a deternos a analizar en este artículo un tipo de maquillaje que es reconocido precisamente por el calificativo de social.

¿Qué es el maquillaje social? ¿Cuál es su objetivo? Fundamentalmente, realizar un maquillaje con la finalidad de que encaje perfectamente con el evento o acontecimiento al que se va a asistir. Al realizar un maquillaje social, lo que los maquilladores y maquilladoras buscan no es solo el potenciar los rasgos más favorecedores de la persona que va a ser maquillada para, así, resaltar su belleza. También buscan que el maquillaje escogido para la ocasión combine de manera equilibrada con el estilismo que se haya escogido para el acontecimiento al que haya que acudir.

maquillaje para ocasiones especiales

En la actualidad, al protocolo correcto para vestirse para cada tipo de evento se le llama ‘dress code’. Parte fundamental de ese ‘dress code’ es el maquillaje. Un maquillaje mal conseguido o que no guarde equilibrio con el resto de elementos que forman parte de la imagen de la persona puede romper las reglas del ‘dress code’, haciéndonos quedar mal en aquel evento al que hayamos acudido.

Tipos de maquillaje social

Cuando hablamos de maquillaje social podemos distinguir entre dos tipos: el maquillaje social de día y el de noche. Uno y otro se parecen fundamentalmente en una cosa: en que tanto uno como otro intentan dar una imagen un poco más arreglada de la que se suele dar con el maquillaje ‘de diario’.

Si hay una palabra que sirve para calificar el maquillaje social esa palabra es la palabra equilibrio. Un correcto maquillaje social debe ser un ejemplo perfecto de combinación equilibrada entre los colores y tonos del maquillaje empleados y los colores y tonos propios de la ropa que se viste y de los complementos que se llevan.

Veamos ahora, las características particulares que deben tener el maquillaje social de día y el maquillaje social de noche, respectivamente.

Maquillaje social de día

Equilibrio y naturalidad: estos son los dos conceptos que deben servir de directriz a todo maquillaje social de día. Durante el día, lo normal es que las temperaturas sean más altas y que éstas puedan hacer que la persona sude más. Teniendo esto en cuenta, el maquillaje social de día debe evitar los brillos que el sudor puede proporcionar cuando las temperaturas son más altas. Para hacerlo, y dependiendo del tipo de piel, se puede optar por dar a la piel un aspecto fresco y levemente satinado o, directamente, por dar a la misma un aspecto mate.

maquillaje social de día

Sin recurrir a extremismos técnicos, el maquillaje social de día es un maquillaje que persigue ocultar imperfecciones y destacar los mejores rasgos de cada rostro sin, por ello, traspasar los límites de la naturalidad. El cutis maquillado para un evento diurno debe presentar un aspecto algo más arreglado y distinguido que el cutis maquillado para una jornada laboral cualquiera, siempre sin quebrar las normas de la formalidad.

Maquillaje social de noche

Al maquillaje social de noche se le llama también maquillaje de fiesta.

Cuando un maquillador profesional piensa en los pasos que debe dar para realizar un maquillaje de noche piensa, sobre todo, en cómo será la luz. Y la luz, sea cual sea el tipo de evento, será forzosamente por la noche una luz menos intensa que la luz que reina durante el día.

El maquillador profesional que se plantea cómo realizar un trabajo de maquillaje social nocturno tiene presente siempre un factor que determinará (o debería determinar) su trabajo: la pérdida de luminosidad ambiental implica una pérdida de intensidad visual de los colores utilizados durante el maquillaje. Para compensar esa pérdida de intensidad se deberá, pues, intensificar el tono del maquillaje empleado en el maquillaje social nocturno.

maquillaje social nocturno

Buscar un maquillaje más intenso implica, ineludiblemente, arriesgar más a la hora de maquillar. En este caso, la naturalidad no desempeña un papel tan importante como el que desempeñaba en el maquillaje social diurno. Se necesitan pinturas que aporten más fuerza, colores que hagan que los ojos sean más llamativos, un mayor uso de las sombras y del eyeliner.

Al mismo tiempo, los labios se pintan en este caso con colores más intensos y profundos. En el maquillaje social de noche pierde su sentido el nude y lo pierden, también, en buena medida, los rosas y los tonos suaves. En el maquillaje social de noche, al contrario que sucedería en el de día, sí tendrían cabida los brillos y las purpurinas. Estos tipos de maquillaje, combinándose con la luz artificial, podrían ayudar a destacar determinados rasgos del rostro de la mujer maquillada.

Algo que también permite la comúnmente más baja iluminación nocturna a la hora de escoger un tipo de maquillaje social para la noche es el uso de bases de maquillaje más densas. ¿Qué quiere decir esto? Que resulta más fácil ocultar determinados defectos de la piel. Si se emplearan esas bases de maquillaje densas durante el día el efecto sería, sin duda, demasiado artificial.

Pasos para realizar un maquillaje social

Vistas las pequeñas diferencias existentes entre los dos tipos de maquillaje social (basadas, las mayoría de ellas, en la intensidad del maquillaje), vamos a ver a continuación cuáles son son los pases básicos a seguir para realizar correctamente un maquillaje social.

Ciertamente, los pasos a seguir cuando se desea realizar un maquillaje social no son muy diferentes que aquéllos que hay que realizar cuando lo que se está realizando es un maquillaje de los que podrían llamarse «de a diario».
El primer paso, fundamental en toda tarea de maquillaje, es preparar la piel para aplicarlo. ¿Cómo? Primeramente, exfoliando la piel la noche anterior a la aplicación del maquillaje. Una vez se hayan eliminado las células muertas de la piel gracias a la exfoliación, deberemos aplicar un buen serum hidratante. Al aplicar ese serum, estaremos hidratando la piel. Dicha hidratación, además, deberemos reforzarla aplicando una mascarilla hidratante antes de maquillar la piel.

maquillaje para ocasiones especiales

Maquillaje de ojos en el maquillaje social

El segundo paso a la hora de aplicar un maquillaje social, sea de día o de noche, consistirá en aplicar el corrector de ojeras. Que se utilice este tipo de corrector no quiere decir que se deban utilizar otros tipos de correctores para tapar otras imperfecciones del rostro. Si utilizamos demasiados correctores, nos arriesgaremos, después, a que el uso de esos correctores se deje ver en las fotos.

Al igual que sucede con todo tipo de maquillaje, cuando hay que maquillar las cejas para un maquillaje social hay que buscar un color que sea un tono o dos más claro que el color de las cejas. Con ese tono se rellenarán. Los maquilladores profesionales recomiendan utilizar para ello maquillaje en polvo. ¿Por qué? Porque su efecto es más suave y, por tanto, más natural. Eso sí: al aplicar el maquillaje de cejas hay que hacerlo con mesura. Si nos pasamos con el relleno, el efecto paracerá demasiado antinatural y se notará demasiado contraste entre el color del pelo y el de las cejas.

maquillaje de ojos en un maquillaje social

A la hora de maquillar los ojos para un maquillaje social hay que evitar dos cosas fundamentalmente. Una: aplicar productos que contengan zinc. Dos: aplicar el delineador demasiado retitado de la línea de las pestañas. Si hacemos lo primero, en algunas fotos con flash el producto de maquillaje que contiene zinc puede contemplarse como una mancha de tiza. En cuanto a lo segundo, lo más recomendable es siempre aplicar el eyeliner lo más cerca posible de las pestañas. Haciéndolo de ese modo, la raya negra dibujada con el delineador parecerá más natural.

Finalmente, a la hora de maquillar los ojos en un maquillaje social hay que prestar atención a las pestañas. Si aplicamos la máscara de pestaña antes, nos arriesgamos a que después caigan sobre ella pequeños fragmentos de polvo de maquillaje. Esos fragmentos bastarían para que el maquillaje perdiera efectividad y resultara demasiado evidente.

Para aplicar la máscara de pestañas, hay que empezar a hacerlo desde las puntas. ¿Cuántas veces hay que pasar la máscara por las puntas, la parte media de la pestaña y, finalmente, la raíz? Los profesionales del maquillaje acostumbran a hablar de 10 veces en cada parte de la pestaña. Eso, dicen, ayuda a definir la curvatura de las pestañas y a mantener la misma durante más tiempo.

Respecto a la aplicación de la máscara de pestañas durante un maquillaje social son muchos los maquilladores y las maquilladoras que prefieren evitar el aplicar la misma a las pestañas inferiores. Dicha aplicación, afirman los profesionales, dan a las pestañas un aspecto envejecido y, sobre todo, pesado.

Maquillaje de las mejillas y los labios en el maquillaje social

Una vez maquillados los ojos, el maquillaje social continua con el maquillaje de las mejillas. Antes de maquillar éstas hay que aplicar el iluminador. Antes de hacerlo hay que valorar cómo va a reflejarse la luz (bien sea natural, bien artificial) sobre el rostro.

maquillaje de labios en un maquillaje social

Los maquilladores profesionales recomiendan utilizar iluminadores líquidos a la hora de realizar un maquillaje social. Los iluminadores líquidos dan a la piel un aspecto más natural y uniforme.

Tras la aplicación de los iluminadores, el maquillaje social seguirá con la aplicación del colorete o blush. El color de éste deberá ajustarse siempre al color de la piel, aunque las reglas generales del maquillaje social indica que los tonos taupe, es decir, los marrón topo o los gris pardo, son los más adecuados a la hora de aplicar un maquillaje social. Si se tiene la piel oscura, los maquilladores recomiendan utilizar un blush con algo de brillo; pero lo mejor es, en la mayoría de los casos, optar por un acabado mate o satinado.

Una buena opción, a la hora de maquillar las mejillas en un maquillaje social, es dar un toque de blush rosado en los pómulos. Este ligero toque de rosa debe fundirse con el color taupe del blush predominante y el ilumindor que se haya aplicado en los pómulos.

Finalmente, serán los labios la pare del rostro que maquillemos para acabar con el maquillaje social. Para lucir un maquillaje de labios perfecto, deberemos exfoliarlos e hidratarlos antes de aplicar el pintalabios. Al hacerlo, daremos al maquillaje de labios un efecto más uniforme y evitaremos el efecto descamado que suelen tener cuando no están bien hidratados. ¡Ah!: y no olvides sonreír cuando te apliques el pintalabios. Haciéndolo, ayudarás a rellenar las arrugas y las grietas naturales de los labios.