Hablar de salud implica hablar de enfermedad. Sabemos que algo está sano cuando ese algo no presenta síntoma alguno de enfermedad. Así, el cabello presentará un aspecto sano cuando no distingamos en él síntoma alguno que pueda apuntar a la existencia de una enfermedad. Para conseguir un cabello sano, pues, hay que desechar en él la existencia de cualquier tipo de síntomas o, en caso de reconocer uno de esos síntomas, saber cómo actuar para sanar dicha enfermedad.

En este artículo de nuestra sección dedicada a los cuidados capilares vamos a intentar realizar un listado de las principales enfermedades del cuero cabelludo y a sus síntomas para que así podamos identificarlos rápidamente y actuar en consecuencia para, cuanto antes, devolver a nuestro cabello su salud.

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una de las más comunes enfermedades del cuero cabelludo. Se caracteriza por el enrojecimiento, inflamación y descamación de la piel debida a la secreción sebácea y a los microorganismos que viven en zonas de la dermis que poseen una mayor cantidad de glándulas sebáceas. La inflamación que caracteriza a la dermatitis seborreica hace que el cuero cabelludo esté más sensible.

La dermatitis seborreica pueden padecerla tanto mujeres como hombres de cualquier edad y, cuando alcanza su grado máximo de descamación, recibe el nombre de caspa. En los casos de alopecia androgénica, esta enfermedad del cuero cabelludo puedo convertirse en un factor coadyuvante que acelera la caída del cabello.

La descamación debida a la dermatitis seborreica puede ser tanto de escama finas como de escamas gruesas. Estas últimas pueden llegar a ocasionar costras que, en algunos casos, llegan a generar heridas en el cuero cabelludo.

Para tratar esta enfermedad del cuero cabelludo suelen recomendarse champús que contienen en su formulación sulfuro de selenio, piritoina de zinc, ácido salicílico o ketoconazol al 2%. Estos champús tienen efectos anti-hongos, son antinflamatorio y ayudan a normalizar la descamación.

Liquen plano capilar

Esta enfermedad del cuero cabelludo no es muy habitual. El liquen plano capilar afecta directamente a los folículos pilosos, lo que acaba provocando la caída excesiva y constante de cabello. Dicha caída de cabello recibe el nombre de alopecia cicatrizal. Esta enfermedad capilar acostumbra a afectar principalmente a mujeres adultas.

En caso de tener sospecha de padecer el liquen plano capilar, se recomienda acudir cuanto antes a un profesional. Si no se controla, esta enfermedad del cuero cabelludo puede degenerar en una fibrosis perifolicular, es decir, a la pérdida de gran cantidad de folículos pilosos.

El liquen plano capilar se identifica visualmente por la aparición de erupciones rojizas.

Collar de cabello o moniletrix

Con el nombre de moniletrix o collar de cabello se conoce una enfermedad del cuero cabelludo consistente en una alteración estructural del cabello de origen congénito. El moniletrix es una enfermedad hereditaria que se produce durante el crecimiento del cabello. En esa fase, el pelo nace más débil debido a una variación regular del espesor del tallo piloso. Esto hace que, en los puntos en los que es más delgado, el cabello se rompa de manera prematura. Así, la persona que padece esta enfermedad del cuero cabelludo difícilmente puede tener el cabello largo.

El “collar de cabello” puede ser padecida tanto por niños como por adultos, aunque lo más habitual es que aparezca en bebés con pocos meses de vida y durante la infancia. Lo habitual es que se mejore tras la pubertad, aunque el moniletrix puede reaparecer, con mayor o menor intensidad, a lo largo de diferentes etapas vitales. En el caso de los pacientes adultos podemos encontrar pústulas localizadas en sus folículos.

El diagnóstico de esta enfermedad del cabello se hace mediante microscopía y mediante biopsia. No se ha descubierto todavía un tratamiento efectivo contra ella, aunque suelen utilizarse productos con minoxidil, etretinato y L-cistina para solucionar la alopecia, la queratosis pilar y la fragilidad del cabello.

Tricotiodistrofía

Quien padece esta enfermedad del cuero cabelludo muestra un cabello quebradizo y con un nivel de azufre muy bajo. Ese nivel bajo de azufre en el cabello es lo que hace que éste sea especialmente quebradizo, ya que es el azufre quien da fortaleza y resistencia al pelo.

La tricotiodistrofía se asocia con una serie de problemas de salud como pueden ser lentitud en el desarrollo, retrasos madurativos y mentales, dificultades en la reparación del ADN, problemas en las uñas, infecciones respiratorias recurrentes y problemas de fertilidad.

Psoriasis

La psoriasis no es específicamente una enfermedad del cuero cabelludo, sino una enfermedad de la piel que, circunstancialmente, puede afectar, también, al cuero cabelludo. Lo más habitual es que la psoriasis se manifieste en codos y rodillas. Manifestándose en el cuero cabelludo, la psoriasis puede confundirse con la dermatitis seborreica. La psoriasis, sin embargo, produce una descamación de color blanco, muy seca y pegajosa, que acostumbra a sobrepasar el límite del cuero cabelludo.

Para combatir la psoriasis se suelen utilizar champús con alquitrán y ácido salicílico. También se utilizan lociones antinflamatorias y comprimidos de acitretina, un derivado de la vitamina A. Para luchar contra esta enfermedad del cuero cabelludo se aconseja también la exposición controlada al sol.

Hongos

Cuando hablamos de una enfermedad que se caracteriza por la presencia de hongos en el cuero cabelludo estamos hablando de la enfermedad del cuero cabelludo popularmente conocida como tiña. La tiña, que puede ser contagiada a personas de cualquier edad, acostumbra a ser una enfermedad del cabello que afecta a los niños hasta la pubertad.

La tiña se desarrolla debido a la aparición de dermatofitos, un tipo de hongos que busca acomodo en aquellos lugares en que abunda la queratina, como sucede en el cabello y en las uñas.
La tiña se caracteriza por producir escamas y costras amarillentas. Para luchar contra la tiña suelen emplearse productos que poseen en su formulación clotrimazol, miconazol, terbenifina, ketoconazol, oxiconazol u otros medicamentos destinados a luchar contra los hongos.

Vistas los síntomas que sirven para identificar las diferentes enfermedades del cuero cabelludo, sólo nos queda dar un consejo: en caso de observar en tu pelo o en tu cuero cabelludo cualquier síntoma de enfermedad del cabello, rehúye la tentación de la automedicación. Si crees que puedes padecer cualquier tipo de enfermedad del cuero cabelludo, acude a tu dermatólogo. Sólo un especialista en salud capilar podrá aconsejarte el tratamiento más eficaz para curar tu enfermedad del cuero cabelludo.